lunes, 30 de julio de 2012

A propósito de una huelga del CONARE



Sendero Luminoso, la historia del Perú y el porvenir del senderismo
De el.amauta@yahoo.es

Sendero Luminoso, la historia del Perú y el porvenir del senderismo
(A propósito de una huelga senderista en el profesorado peruano)

José Ramos Bosmediano, Profesor de Filosofía y Ciencias Sociales, ex Secretario General del SUTEP (Perú), miembro de la Red SEPA (Canadá), fundador del Frene Popular de Loreto (Perú)

FUENTE DE LA IMAGEN: http://analisiseducativoslm.blogspot.com/2011_10_01_archive.html

Actualmente asistimos en el Perú a una nueva "huelga de profesores" bajo la dirección de Sendero Luminoso, iniciada el 20 de junio en las regiones de Cusco, Puno, Lambayeque, Apurímac, Ancash, Huancavelica, Ucayali y Junín. Se trata de una huelga de profesores entre comillas porque es parcial en las indicadas regiones y mucho más parcial si comparamos el Perú con sus 26 regiones, con el agravante de que en Lima, donde se concentra la tercera parte del magisterio peruano en actividad, no hay ninguna paralización.  Pero debe considerarse también las comillas porque la organización que dice representar a los maestros peruanos, el CONARE, no es un sindicato sino una simple fachada política de Sendero Luminoso y su brazo político denominado MODADEF, cuya existencia tiene, como único objetivo, la liberación de Abimael Guzmán Reynoso y el grupo de senderistas condenados y presos por crímenes de lesa humanidad, además de otros delitos, exactamente condenados  por uno de los motivos de carcelería de los ladrones y criminales Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. Así como pretenden participar en las elecciones generales, también, desde el plano sindical, sus objetivos son las reivindicaciones políticas de sus jefes.  Las reivindicaciones que los maestros peruanos reclaman son, para los senderistas, mera coartada.
Una pequeña historia de los absurdos infantiles de Sendero Luminoso en los gremios
Para quienes hemos confrontado con Sendero Luminoso en el plano de las ideas, sobre todo al interior del Sindicato Único de los Trabajadores en la Educación del Perú (SUTEP, fundado en 1972), la conducta actual del senderismo no es una novedad. Siempre ha jugado al radicalismo infantil, en el sentido marxista de la frase (Marx, Lenin y Mao), de tal manera que sus propuestas de paros o huelgas siempre pretendían adelantarse en las fechas a las que se aprobaban en los eventos del sindicato.
Asimismo, cuando se discutía el desenlace o finalización de cada huelga, los senderistas señalaban que para suspenderlas habría que conquistar todo el Pliego de Reclamos, de manera que, para su absurda concepción de la táctica, todas las huelgas del SUTEP han sido traicionadas.  Pero nunca han calificado de traicionadas las huelgas de sendos sindicatos de la clase obrera donde ellos, hasta 1988, ejercían la dirección, pues finalmente perdieron esos gremios y estos dejaron de funcionar porque sus huelgas eran de duración infinita: los sindicatos "luchaban tanto" que, al final, desaparecían de la escena. 
Es también un buen ejemplo de su conducta la mostrada cuando se suspendió la huelga magisterial de 1978 con la firma de un Acta de Compromiso según la cual la dictadura de Morales Bermúdez  aceptaba el cumplimiento del Pliego de Reclamos del SUTEP y los dirigentes senderistas que integraban el Comité Nacional de Lucha estaban de acuerdo con esa negociación SUTEP-Gobierno; sin embargo, cuando el régimen incumplió su compromiso, Abimael Guzmán dio la directiva para que sus huestes califiquen como traidores a los dirigentes del SUTEP bajo la Secretaría General de Horacio Zeballos Gámez.
Otro ejemplo: cuando me cupo ejercer la Secretaría General del gremio, la propuesta senderista fue  iniciar la huelga nacional indefinida de 1991  (consigna central de esa huelga magisterial: ¡PRIMERO SON LOS NIÑOS Y NO LA DEUDA EXTERNA!) que ella debiera de realizarse desde el primero de marzo de ese año frente a la anulación de los derechos de los maestros por el hasta entonces gobierno constitucional del fujimorismo; es decir, proponían el absurdo de empezar la huelga antes de la matrícula escolar, una circunstancia que hubiese permitido al régimen enfrentarnos con más fuerza con los padres de familia y facilitar el traspaso de estudiantes hacia las escuelas privadas, objetivo fundamental de la privatización educativa que el fujimorismo preparaba desde el shock del 8 de agosto de 1990.
Tanto durante la lucha del magisterio peruano por la conquista de una Ley del Profesorado (Ley 24029) en 1984 como durante la lucha huelguística de 1990 para modificar y perfeccionar dicha Ley (se conquistó la ley modificatoria 25212 y un nuevo Reglamento), los senderistas, desde su "guerra popular" y su "equilibrio estratégico", afirmaban que "la ley no se come", demostrando no solamente su desprecio a las aspiraciones de las masas trabajadoras, sino, principalmente, una ignorancia total sobre las orientaciones estratégicas y tácticas de las fuerzas revolucionarias y progresistas en la conducción del movimiento social, incluso cuando se trata de la conquista de reivindicaciones concretas.
Es sintomático que el senderismo haya ido perdiendo presencia en el magisterio y en el movimiento estudiantil universitario durante las décadas 1980 y 1990, precisamente cuando ellos afirmaban encontrase a las puertas de la toma del poder, cuando lo que sucede en todos los movimientos revolucionarios triunfantes es al revés: el movimiento de masas, en sus formas sindicales y populares, es ganada a la lucha por el poder, se multiplica y expande hasta convertirse en factor decisivo para acorralar a la clase dominante, se convierte en reserva social para la lucha decisiva.  Resulta que el senderismo, cuanto más pregonaba el "equilibrio estratégico", más se aislaba de los trabajadores, campesinos e intelectuales progresistas. Es que el senderismo nunca fue una alternativa correcta para las masas; ni fue un partido revolucionario marxista.  Hasta el pensamiento de Mao estuvo puesto de barriga, pues el revolucionario chino en ningún momento mandó matar a los componentes del pueblo, tampoco a los de las clases dominantes, pues los que murieron fueron quienes participaron en los combates, como producto del enfrentamiento y no de decisiones salidas de una "necesidad" de matar, incluso a componentes de fuerzas de izquierda no dispuestas a hacer suya la aventura militarista del senderismo.  Para Sendero Luminoso no había mejor heroicidad que matar a personas indefensas, fuera del contexto de la lucha de clases entre oprimidos y opresores. Desde esta concepción (la violencia purifica, diferente a decir que constituye la partera de la historia) se explica las matanzas de Sendero Luminoso, como las matanzas del Grupo Colina de Fujimori y Montesinos.
Desde principios del presente siglo el senderismo empezó a reactivarse nuevamente en el SUTEP, especialmente durante la huelga nacional del gremio del 2003.  Desde entonces empezó recuperar los escenarios que había perdido en la confrontación con la fuerza política que tiene mayoría en la dirección del SUTEP.  No solo empezó a recuperar, sino a ampliar su hegemonía en aquellas zonas.  Tuvo a su favor la falta de un debate permanente, de un deslinde en el seno de los maestros, en las bases.  El senderismo dejó de asistir a los eventos del SUTEP pero se concentró en las propias filas de los maestros, levantando las aspiraciones de estos con la misma radicalidad con la que se luchó en la década de los 70, 80 y 90 para unificar a los maestros y enfrentar a los dueños del poder que se niegan a resolver los álgidos problemas económicos, sociales y profesionales de los docenes peruanos. Cuando el diálogo se convierte en el medio privilegiado de la relación con la patronal pero no produce más que una larga espera, en los trabajadores se genera una comprensible decepción.  La prédica radical, aun cuando sea muchas veces descabellada y carente de una orientación adecuada para la lucha sindical, encuentra recepción.  Es lo que está ocurriendo hoy con la orientación de Sendero Luminoso y su confrontación con la dirección del SUTEP.
Los factores favorables para el senderismo
El primero está en las profundas desigualdades económicas, sociales y culturales que ocurren en el Perú, producto del capitalismo neoliberal que se ha impuesto y que las clases dominantes consideran como el único modelo posible, la clave del progreso, el desarrollo y la modernidad, concepción que se ve con mayor claridad en el caso del Proyecto Conga en Cajamarca.  Esta desigualdad nos está arrastrando a una polarización social aunque con escasa polarización política, pues no hay una fuerza opositora de izquierda capaz de ganar a las más amplias capas de la población descontenta a posiciones de izquierda que vayan más allá de las poses liberales socialdemócratas.  En este escenario el senderismo sigue apareciendo como una opción de lucha "consecuente" para segmentos de trabajadores desesperados por su situación de precariedad salarial, y mucho más cuando desde los gobiernos, la prensa vendida y hasta cierta capa intelectual son injustamente vilipendiados y culpados como autores de la actual crisis educativa.  Si hay alguien que se levanta contra este oprobio sin concesiones contra los opresores, indudablemente puede ser no solamente escuchado, sino considerado como "líder natural" para su lucha. Con todas las absurdas orientaciones de Sendero Luminoso en el magisterio peruano, está cumpliendo el papel que otras fuerzas no hacen con suficiente fuerza.
El segundo factor es el tipo de deslinde que la derecha desde el gobierno, la prensa y otras instancias institucionales ha venido presentando para combatir a Sendero Luminoso.  Estos sectores, preocupados más por derrotar a los sindicatos que luchan, ha tomado el enfrentamiento con SL como un medio para sus objetivos antisindicales.  Sus acusaciones a los gremios como infiltrados por Sendero Luminoso y prueba, por tanto, de su ilegitimidad para representar a los trabajadores, no ha hecho más que favorecer al senderismo, como cuando los apristas durante la huelga magisterial del 2003 dieron cabida a Huaynalaya en su propio local de Alfonso Ugarte por que los "sectarios" de "Patria Roja" no les daban cabida en su local. En ese mismo deslinde la derecha y ciertos dirigentes sindicales y políticos de izquierda creen ingenuamente que derrotarán al senderismo acusándolo de "criminales", sin definir bien que concepción les lleva a ese tipo de comportamiento. El título del reciente libro  del antropólogo Portocarrero "Profetas del odio" puede describir acertadamente la conducta senderista, pero da la connotación de la unilateralidad en el análisis del problema, lo que se convirtió en un factor de mayor cohesión de los senderistas.  No se debe olvidar que las masas, cuando buscan sus reivindicaciones, no se sujetan a los "escrúpulos" de las clases dominantes ni de ciertos intelectuales "decentes" y "académicos"; ellas siguen a los más dispuestos a reivindicarlos con su lucha. Si el deslinde se hubiese dado, durante el lago período de fundación y consolidación del SUTEP apelando a los insultos contra Sendero Luminoso, este no hubiese sido arrinconado en el magisterio. Hoy parece que ha ganado más cuerpo que en sus mejores años de actividad político-militar.  Pero la derecha es no solamente reaccionaria, sino torpe, pues en estos momentos viene presentando en el Parlamento un proyecto de Ley para que los condenados por "terrorismo" sean inhabilitados políticamente de por vida, lo que no proponen ni para los ladrones del Estado ni para los narcotraficantes.  ¡Cómo se nota su miedo o su incapacidad para debatir con Sendero Luminoso!
El fracaso de Sendero Luminoso
Las revoluciones triunfantes son aquellas que se sustentan en una teoría revolucionaria y en una práctica coherente con ella. Sendero Luminoso surgió, qué duda cabe, como una fuerza con pretensiones revolucionarias, como toda organización basada en el marxismo.  Que su interpretación distorsionada de la teoría le haya conducido a donde se encuentra hoy, es parte de las contradicciones que ocurren entre la teoría y la realidad, entre las leyes objetivas de la revolución y la equivocada percepción de esa realidad y las propuestas para cambiarla.
Lo anterior se nota, inclusive, cuando se estudia las contradicciones entre los dos principales partidos durante el proceso de la revolución francesa.  Si en ese proceso hubiesen dominado  los girondinos con Mirabeau y no los jacobinos con Rosbespierre, la revolución francesa no hubiese pasado de ser un acontecimiento pasajero, episódico.  Por algo en América Latina la única revolución triunfante, hasta hoy, es la cubana, basada en la teoría de la lucha de clases y el manejo de la estrategia y la táctica con mucha solidez científica, marxista-leninista, como lo demuestra y explica Fidel Castro en sus dos últimos libros: "La victoria estratégica" y "La contraofensiva estratégica".
El senderismo se aferró, desde sus inicios, a la experiencia revolucionaria de China bajo la orientación de Mao, en una realidad que podría haber tenido similitudes en la composición de las clases con la realidad peruana de antes de 1970, pero que después esa realidad cambió con el derrumbe y derrota de los terratenientes.  Dogmáticamente el senderismo ha planteado una revolución antifeudal como si el Perú no hubiese cambiado. Pero contrariamente a este postulado su política de alianzas no se basaba en un movimiento campesino organizado, ni su supuesto carácter de partido proletario tenía un sustento real en la clase obrera.  Peleó contra todos y los militares le ganaron la partida organizando las paramilitares "rondas de autodefensa".  Carecía de amigos en la izquierda porque todos eran "enemigos del pueblo", matando a sus militantes.
Su concepción infantil, anarquista y militarista le llevó a la derrota, de la cual pretende levantarse con los mismos métodos.
Su presencia en el SUTEP buscando "quitar" el sindicato a "Patria Roja", es su único objetivo aunque diga defender los derechos de los maestros.
El 29 de mayo Condori estuvo en el evento del SUTEP y, cuando la mayoría de delegados aprobó el Paro Nacional para el 12 de junio, él decidió decretar la huelga desde el 20 de junio.  No tiene, pues, ninguna consistencia organizativa, pues si se parte de los principios clasistas es incongruente incumplir con el acuerdo de las mayorías (principio del centralismo democrático): anarquismo puro.
Hoy se encuentra haciendo no una huelga del sindicato, sino propia, la de Sendero Luminoso para buscar la libertad de Guzmán Reynoso y demás senderistas presos. El resultado práctico es la división del gremio, su debilitamiento y el caro favor que le hace a la reacción, como ya lo hizo destruyendo decenas de sindicatos obreros que en algún momento controló, pero también desorganizando al pueblo urbano y a los campesinos con su irracional prédica violentista.
Sendero Luminoso está ilusionado con el acatamiento de su huelga.  Pero su anarquismo es su propia derrota.  Por un Lado, Huaynalaya y su grupo, expulsado por traidor; por otro, Condori como nuevo grupo al mando de Oswaldo Esquivel, quien viene desde la fundación del SUTEP y que fue el lazarillo de Huaynalaya, pero hoy está en el Comité Nacional del MODAVEF dirigiendo a Condori.
La primera regla para dirigir una lucha es la unidad de quienes dirigen y luchan.  Si los que dirigen están divididos, simplemente están engañando a las masas, pues sus problemas personales y de grupo las desorientan.  En el caso de los senderistas, los dos bandos aplican sus propias consignas sectarias contra sus "enemigos internos".
 Recuerdo mucho que en la huelga nacional de 1991 tuvimos tres sectores de izquierda en el Comité Nacional de Lucha, uno de ellos, los delegados senderistas; pero nunca dejamos de estar unidos contra la política del fujimorismo, aunque, para no olvidar su anarquismo, los senderistas no quisieron acatar el levantamiento de la huelga a los 109 días, pero su número  se había reducido a una vereda en la Lima de aquel entonces, gritando para que la prensa los escuche y diga que el SUTEP está dividido o que Sendero Luminoso dirige el sindicato.  Hoy veo a un parlamentario de Solidaridad Nacional que, en aquel año,  era uno de los que, desde un Canal de TV, repetía como lorito semejantes mentiras.
El fracaso de Sendero Luminoso, en la lucha política y sindical, no se dará porque le repriman de la peor manera, sino porque sus concepciones sobre la lucha revolucionaria y la conducción del movimiento de masas son erróneas.  Deslindar con los senderistas obviando esas concepciones y solo insultándoles de criminales carece de eficacia.
Y finalmente, las condiciones en que se encuentra el Perú propician también la aparición y cierto desarrollo de movimientos anarquistas y hasta "terroristas".  El "terrorismo" como categoría política no es un insulto sino la calificación de ideas y acciones que reemplazan el accionar consciente de las masas con la actividad violentista, "heroica".  Como dijo Lenin a fines del siglo XIX, "ese no es nuestro camino".
El SUTEP no tiene apellido ni sustitución
Una mala costumbre de los anarquistas al interior del SUTEP es formar grupos con nombre propio.  En el caso de Sendero Luminoso, su organización fue siempre la llamada "Coordinadora Clasista Magisterial", en la que se aglutinaban otros grupos anarquistas.  Esa fachada se desprestigió y fue derrotada.  Hoy han salido con el CONARE-SUTEP, pretendiendo asignarle el papel de reconstructora del sindicato.
El CONARE no puede reconstruir nada, pues el SUTEP tiene una estructura organizativa definida y una orientación clasista establecida desde su fundación.  Que se pueda reorientar su accionar para darle mayor contundencia programática, que se requiera reorganizar sus bases en cada escuela, son tareas urgentes y eso puede ser posible sin cambiar la estructura organizativa ni los principios del sindicato.
El CONARE no está en condiciones de promover esas tareas, pues su propia concepción anarquista es contraria a toda orientación sistemática.  A lo mucho podría tener hegemonía en algunos lugares, como lo tiene hoy, pero esa hegemonía no fortalecerá al gremio; más bien facilitará su división y su liquidación, como ocurrió en los casos que hemos mencionados.
En consecuencia, los maestros peruanos deben unirse más en torno a su sindicato y, desde dentro, producir los cambios necesarios para dinamizar y reorientar el trabajo organizativo, la lucha directa y la lucha pedagógica.
El destino del SUTEP no pasa por el CONARE ni por los grupos anarquistas que se cogen de las banderas de sendero para pescar algo, como viene ocurriendo con los trotzquistas del denominado Partido Socialista de los Trabajadores (PST), que está llamando a plegarse a la huelga del senderismo.
Pero tampoco el destino del SUTEP podría estar en las manos de grupos de derecha o afines, pues esos sectores han sido, muchas veces, aliados ocasionales de los senderistas con la finalidad de "derrotar a Patria Roja".  Por los demás, son los culpables reales de la situación precaria de los maestros, de la educación y del país, pues siempre han sido los gobernantes de turno.
Iquitos, julio 23 del 2012


FUENTE: http://vanguardia-intelectual.blogspot.com/2012/07/sendero-luminoso-la-historia-del-peru-y.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...