domingo, 15 de julio de 2012

Los profesores del odio



Los profesores del odio
Los profesores del Conare-Sutep lograron protagonismo político a raíz de la huelga que convocaron en 14 regiones. Son el gremio más fuerte bajo el control del Movadef, el brazo político de Sendero Luminoso.
Los profesores del Conare-Sutep lograron protagonismo político a raíz de la huelga que convocaron en 14 regiones. Son el gremio más fuerte bajo el control del Movadef, el brazo político de Sendero Luminoso.
Esta semana los profesores del Conare-Sutep lograron protagonismo político a raíz de la huelga que convocaron en 14 regiones. Son el gremio más fuerte bajo el control del Movadef, el brazo político de Sendero Luminoso. Movadef es una organización que busca insertarse en la política del país sin renunciar a la violencia que practicó en los ochenta, y sin  pedir perdón por la vorágine de sangre que desataron sus miembros.

Por Raúl Mendoza/

El profesor Efraín Condori, dirigente principal del Comité Nacional de Reconstrucción y Reorientación (Conare) del Sutep, está sentado a una mesa en el interior de un local del Rímac, donde se alojan las delegaciones de su sindicato llegadas de provincias. Allí conversa con nosotros, en términos que suenan radicales. Denuncia una “negra campaña” de los medios capitalinos contra él y sus seguidores. Dice que se han tergiversado “proterva y perversamente” los objetivos de su organización. Afirma –mirándonos fijamente– que su sindicato agrupa a más del 50% de los profesores del país y que si no escuchan sus reclamos solo quedará “radicalizar las acciones”.
El Conare es el gremio con mayor poder de movilización y protesta que ha logrado controlar el Movadef, brazo político y fachada de Sendero Luminoso. Se formó el año 2001, tomó su actual nombre dos años después y es la continuidad de la corriente que encabezó por esos años Robert Huaynalaya. El sindicato –paralelo al Sutep oficial– tiene bases registradas en 14 regiones del país y afirma que la huelga iniciada el 20 de junio pasado se acata en todas ellas. Nueve de sus dirigentes, entre ellos Condori, han sido denunciados por la Procuraduría Antiterrorista debido a sus vínculos con el Movadef.
El procurador Julio Galindo justifica su acusación precisando que es la corriente más peligrosa del Movadef, porque es una organización numerosa, busca participación en las protestas que se organizan en el país y tiene un vínculo estrecho con los escolares. “No hay que ser ingenuos. Hay que detener su trabajo proselitista y desestabilizador”, dice Galindo. Si bien los dirigentes del sindicato pretendieron negar su vínculo con el Movadef senderista, han tenido que aceptar su militancia.
Tres de los denunciados, Efraín Condori, Carlos Tito Rojas y Lucio Ccallo Ccallata, son importantes dirigentes nacionales del Conare y militan en el Movadef. “Eso no tiene relación con nuestros reclamos gremiales”, dice Condori. Pero está claro que controlan el sindicato: incluyen entre sus demandas la derogatoria del decreto que impide que profesores sentenciados por terrorismo vuelvan a las aulas. Los tres pertenecen a la región Puno, donde se han dado más acciones violentas como toma de locales, bloqueos de carreteras y hasta sacrificio de perros al estilo del Sendero de los 80. El Sutep oficial acepta que han perdido el control ahí.
Condori participó en las protestas de las comunidades aimaras en Puno el 2011 y por ello tiene abierto un juicio por atentado a la seguridad pública. Carlos Tito Rojas estuvo entre los asistentes al primer Congreso del Movadef y presidió un comité electoral cuando la organización buscaba su inscripción ante el JNE. Ccallo Ccollata, secretario de Conare en Puno, ha liderado las protestas allí. Otras regiones donde el Conare se ha fortalecido son Tacna y Ayacucho. En Tacna, Aída Ortega, secretaria general del Conare y también denunciada por la Procuraduría, afronta otra denuncia por disturbios debido a que junto a otros maestros hizo pintas en la fachada de la casa de la directora regional de Educación, Magda Portugal.
La dirigencia oficial del Sutep califica a este organismo paralelo como hijos de Sendero Luminoso. “Quieren dividir al magisterio aprovechándose de las necesidades de los docentes. Pero no van a poder”, asegura René Ramírez, secretario general del Sutep reconocido por el gobierno. Él llama la atención acerca de que el Conare ha reaparecido después de la aventura de Huaynalaya para montarse sobre los conflictos que hoy existen en el país y ganar presencia. “No abandonan las violentas prácticas de antes. La Procuraduría actuó rápido al denunciarlos”, dice Ramírez. Precisa que ahí puede haber maestros de distintas posiciones políticas, pero Sendero controla la dirección.
En el local del Rímac, Efraín Condori tampoco ahorra adjetivos para referirse al Sutep oficial. “Es una dirigencia fantasma, una cúpula mafiosa. Por eso surge el Conare”, dice con su estilo confrontacional. En los más de 25 días que llevan en Lima no han sido atendidos por ninguna autoridad. “¿Qué quiere la ministra (de Educación) para oírnos?, ¿que haya muertos?”, dice una docente. Cuentan que por lo menos 2 mil maestros han llegado a Lima y no se van a ir sin lograr una solución a sus pedidos. Su objetivo de corto plazo es ser reconocidos por el gobierno y el de largo plazo es arrebatarle el control del magisterio al Sutep. En efecto, han dividido al gremio de maestros, pero su poder de aglutinación aún está por verse.
Entre los maestros denunciados por pertenecer al Movadef hay también dirigentes de Piura, Áncash, Arequipa, Jauja y Lambayeque. El Conare también agrupa a docentes que purgaron condena por terrorismo y aboga por que vuelvan a las aulas. “Quien realizó acciones violentas por seguir una ideología no debería enseñar a estudiantes en formación”, le decimos a Condori y a los dirigentes que lo acompañan. “Quien cumplió su sentencia tiene derecho a reinsertarse, a dictar clases. ¿Por qué discriminarlos?”, responde. Ojo: ese discurso está en la aulas, en todas las regiones donde está el Conare.
El trabajo del Movadef
Además de la presencia del Conare en Lima, en los últimos días el Movadef –fachada de Sendero Luminoso– también tuvo presencia en los medios gracias a una incursión de Alfredo Crespo, abogado de Abimael Guzmán, junto a miembros de su organización, en el acto de presentación del libro Profetas del odio, que trata de Sendero Luminoso. Un video colgado en la página web del Movadef muestra que llevaron el debate al insulto y, como siempre, al grito de consignas. Ese día con Crespo estuvieron el personero Carlos Gamero, la dirigente juvenil Melinda Arana, entre otros.
El Movadef liderado por Crespo está haciendo un soterrado trabajo de reconstrucción en todo el país. Un documento de la Policía señala que se han fortalecido en Lima, Cajamarca, Junín, Puno, Áncash, La Libertad y Ayacucho. También realiza un fuerte trabajo en las universidades. La dirigente Melinda Arana estudia en Ingeniería Química de San Marcos. La Dincote también ha investigado a Carlos Piero (20) y Paul Vangoh Leonardo Fernández (21) sanmarquinos e hijos de Rumaldo Leonardo, intervenido por pintas hechas a favor de Abimael Guzmán en San Juan de Miraflores el 2011. Ellos han declarado públicamente a favor del Movadef.
Estudiantes de Derecho y de Sociales también fueron investigados por su participación en la presentación del libro De puño y letra, de Abimael Guzmán. Y existe una página web de estudiantes de Comunicación Social, llamada Comude Comunicación que linkea artículos vinculados al Movadef. En general el Movadef está en las universidades públicas de Lima y provincias, y escuelas superiores como la de Bellas Artes y la de Arte Dramático.  Hace un tiempo Alfredo Crespo le dijo a esta revista que tenían bases hasta en la Universidad Católica. Su objetivo en el mediano plazo –aun no pueden– es pelear por la Federación de Estudiantes del Perú, en manos de Patria Roja.
En CEN del Movadef está integrado por 21 personas, pero hay un comité organizador integrado por 11 personas que manejan la organización. Ahí están, además de Alfredo Crespo y Manuel Fajardo, dirigentes como Adelinda Sedelmayer, Walter Humala, Fernando Olórtegui, Agustín Machuca, René Poma, Marcelino Tineo, Carmen Hualla, Juan Carlos Ríos y Oswaldo Esquivel. Varios han estado en prisión por terrorismo o son dirigentes de organismos como la Asociación de Familiares de Desaparecidos y Presos Políticos. Como en los viejos tiempos, tienen organismos generados: el Movimiento Hijas del Pueblo, el Movimiento Popular de Control Constitucional (MPCC), el Conare y muchos más.
A decir del especialista en tema de terrorismo, Jaime Antezana, Sendero inició esta etapa de reconstrucción el 2000 y ha logrado crecer. Hoy está en la etapa de conseguir participación política aprovechando los conflictos sociales en el país.  “Apoyamos las luchas de nuestro pueblo” se titula su último comunicado, enviado a las redacciones. Y mencionan a Bagua, Puno, Espinar, Cajamarca. “Además de los gremios y las universidades, están en los frentes regionales impulsando su propia agenda”, dice. En esos espacios buscan a movimientos que coincidan con su discurso y hacen alianza. En las pasadas elecciones regionales tuvieron candidatos en las listas junto a movimientos con inscripción que les sirvieron para participar. “Esa es su estrategia para el futuro”, dice el periodista Pedro Yaranga. No han logrado la inscripción propia, pero no van a dejar de hacer política a su estilo: infiltrándose en los movimientos sociales, azuzando las contradicciones.

EL CAMINO DE SL

Tras la captura de Abimael Guzmán el año 92, Sendero Luminoso se debatió entre dos corrientes: “luchar por un acuerdo de paz” de Guzmán y la de “proseguir la guerra” de “Feliciano”. Ese debate acabó el 99 con la captura del segundo. La línea de Guzmán se impuso y SL llamó a “luchar por una solución política a los problemas derivados de la guerra”. En el 2006 plantearon un objetivo que hasta hoy mantienen: “solución política, amnistía general y reconciliación nacional”, es decir, plantear la libertad de su dirigencia y el olvido de los crímenes cometidos por ellos y las fuerzas armadas en la guerra interna. El 2009 nació el Movadef tras un trabajo de reconstitución del movimiento que empezó el 2000. El rostro visible es Alfredo Crespo y el 2010 intentaron el objetivo de “la participación política” recabando firmas para inscribirse el 2011 ante el JNE. No lo lograron porque no han renunciado al ‘Pensamientro Gonzalo’, lo que configura apología del terrorismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...